Dentro de la tradición Védica se reconoce que la Intención tiene infinito poder de organización. Cuando tienes un deseo y estableces en torno a él una intención, pones en marcha el mecanismo para su realización. Tu universo interior y el externo apoyan con cada pensamiento, con cada acción e inacción la realización de tus más profundos deseos.

Si lo has deseado, entonces es posible.

Muchas veces nos convertimos en saboteadores de nuestro propios deseos, dejamos de creer que son posibles. Pensamos que no tenemos los recursos necesarios, el tiempo disponible. Creemos que las obligaciones del día a día nos alejan cada vez más de realizar lo que realmente deseamos.

[space_20]

Esta forma de pensamiento refuerza un abismo creciente que merma la autoconfianza, la autoestima y la autorrealización. Generalmente esta forma de pensamiento condicionado está determinado por patrones de pensamientos que hemos adquirido de nuestros padres y sistemas de creencias dentro de la sociedad en que hemos crecido. Pero la buena noticia es que estos condicionamientos han surgido y pueden desaparecer; si así tu lo deseas puedes transformarlos hasta sustituirlos progresivamente por nuevos patrones que te aporten más libertad, energía, vitalidad.

[space_20]

Dentro del Ayurveda existen infinidad de técnicas y herramientas que animan la energía, la vitalidad, la realización personal. Reservar tiempo para ti a diario es esencial para el crecimiento y la realización de tus más profundos deseos. Aquí te comparto un ritual que te ayudará a conseguirlo:

[space_20]

Fortalecer la autoconfianza y la manifestación de tus deseos:

  • Comienza por acudir a ese lugar donde sientes una conexión profunda con tu ser, puedes ser junto al mar, en la montaña o en la comodidad de tu casa. Trae contigo papel y lápiz y una actitud relajada e inocente.
  • Cierra los ojos por unos segundos y mientas observas tu respiración introduce la pregunta ¿Qué me hace feliz? Medita en la pregunta durante unos minutos y permítete expresar por escrito cualquier respuesta que surja a tu pregunta. Reconocer que te hace feliz y plasmarlo por escrito es un buen punto de partida.
  • De la misma manera crea una lista de deseos preguntándote ¿Cuáles son mis más profundos deseos? Una vez conformada la lista es de gran utilidad traerla contigo y leerla varias veces a lo largo del día, sobre todo antes o después de realizar tu meditación diaria, cuando la mente está más tranquila y sosegada.

¿Cómo accionar estos deseos?

Transformando tu mente, transformas también tus acciones. A medida que te vas relacionando a diario con tus deseos y con aquello que te hace realmente feliz, tus acciones comienzan a moverse en la misma dirección, comienzas a atraer las personas, las situaciones adecuadas que apoyan la realización de tus deseos. Al tener la mente activa en torno a tus ellos, verás como de forma espontánea vas tomando acción en consecuencia, disfrutando de pequeños pasos que tomas a diario para satisfacer tus deseos y accionar tu felicidad.

Mantente alerta del momento presente, recuerda que la vida se despliega momento a momento y que estás viva ahora, no estás viva ayer, no estás viva mañana, estás viva ahora, de ti depende que hacer con este momento tuyo, donde solo tu eres dueña y puedes decidir que deseas realmente hacer.

Disfruta el proceso, cada paso cuenta en la realización de tus sueños, de tus deseos más profundos. Vive una vida con intención partiendo de reconocer aquello que deseas y que te hace realmente feliz.


Si quieres recibir los secretos útiles sobre Ayurveda, Yoga y Meditación que te ayudarán a alcanzar una vida con Salud y Bienestar. Suscribete al Boletín Gratuito de Mujer, Salud y Bienestar. ¿A qué esperas?.

Boletín Gratuito