¿Qué hacer cuando las emociones nos invaden? es una pregunta reiterativa que llega a nosotras en momentos de mucho estrés.

Al comienzo de las clases que imparto de Salud Perfecta Estilo de Vida Ayurvédico siempre me encuentro muy nerviosa pensando que no podré hacerlo.

¿Que pasa si no les gusta el curso? me lleno de emociones y no son inicialmente positivas, entonces es cuando me doy cuenta lo difícil que es para mi mente, mi cuerpo y mi alma lidiar con el estrés, con esa incomoda reacción de lucha/huida.

Llega el dolor de cabeza, luego las palpitaciones fuertes del corazón y es ahí, cuando me digo a mi misma:

«Que tu Sermón Sea Tu caminar»

– San Francisco de Asís.

Recuerdo que las emociones están ahí, las reconozco, reconozco el porqué y trabajo en ellas. Las elimino de mi ser con ciertos rituales  para poder continuar y hacer lo que tenga que hacer en mi vida con pasión y sin miedos.

Qué hacer cuando las emociones nos invaden.

Hay dos frases muy lindas que las escuche y aprendí de una amiga muy querida, estas me acompañan en cada presentación y hacen que mi carga emocional disminuya porque son verdaderas:

«No tengo nada que probar, no tienes nada que temer.» Con esta frase me libero y comienzo a disfrutar del momento. Disfruto del viaje no del destino.

Lo importante de reconocer que nuestro presente, nuestro ahora forma nuestro futuro y nuestro pasado es esencial.

Sin lugar a dudas prestaríamos más atención y viviríamos con más intención.

Las emociones nos invaden y no disfrutamos el momento. Habrán días en que tendremos que fluir aún con el conocimiento nublado. Lo importante es saber lidiar con esos días y darle la cara para que sean estos mismos los que nos den toda la fuerza para continuar.

Cuando sientas que tus emociones te ganan busca la manera de reconocer de donde provienen, identifica si son momentos del pasado o si son del presente, de esta manera podrás trabajar en ellas.

Reconoce y actúa. Ya sea con respiración inhalando y exhalando o simplemente con un gran HAAAA. Encuentra una vieja guía  de números telefónicos y comienza a arrancar hoja por hoja hasta que te canses; ya verás que cuando te des cuenta la emoción se disipa poco a poco.

Baila, canta, muévete, en fin haz algo que te permita deshacerte de esa emoción, sacala de tu fisiología para que de esa manera tu cuerpo reconozca que trabajas a favor de el.

Disfruta de tu vida tienes una sola y cada momento cuenta.

NAMASTE

ATRÉVETE A VIVIR