Meditar cada Mañana, reservar ese espacio para ti, hace una gran diferencia en tu día. Veinte minutos es suficiente para comenzar el día con mayor vitalidad, claridad y alegría. La meditación en las mañanas te permitirá mantener a lo largo del día una actitud de respuesta y reflexión que te guiará a tomar mejores decisiones.

En estos primeros 20 minutos de meditación te permitirás ser.

Es un espacio reservado para ti, para observar tus pensamientos, emociones y sensaciones físicas. Evita juzgar. Es una practica de aceptación, de desapego y de observación consciente, que aporta a tu fisiología cuerpo – mente muchos beneficios, esencialmente equilibrio y bienestar.

Meditar cada mañana.

Sigue estos pasos para empezar a meditar:

  • Elige un espacio tranquilo y acogedor
  • Siéntate cómodamente
  • Enfoca la atención en el fluir de la respiración
  • Cada vez que notes tu atención dispersa en los pensamientos, sensaciones corporales o ruidos del entorno, amorosamente y sin juzgar vuelve la atención a la respiración.

Al poner en practica estos sencillos pasos ya estarás meditando.

Recuerda primera cosa en la mañana, medita! Así evitarás miles de razones para no hacerlo.

Para evaluar si tu practica de meditación está funcionando, observa como te sientes a lo largo del día después de tu meditación matutina. Nota la diferencia entre los días que meditas y los que no.

Si deseas crear un habito duradero, comprométete a meditar cada mañana por un período de tres semanas. Estudios científicos demuestran que nuestro cerebro necesita 21 días para crear un nuevo hábito.

 

Siéntete fortalecida durante el proceso:

  • Reafirma tu deseo y tu intención de meditar cada mañana
  • Toma nota de los cambios que experimentas
  • Celebra!

La practica regular de la meditación es un camino de transformación hacia una vida de mayor salud, bienestar, felicidad y realización personal.

[pullquote align=center]

La felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces, están en armonía.

–Mahatma Gandi

[/pullquote]