El Espacio Sagrado se encuentra allá donde tu ser esté en Sintonía con la Unidad, la Unión con lo Divino, con el todo. El espacio sagrado se genera con una Intención, la intención de estar en paz con uno mismo.

El Espacio Sagrado puede crearse:

  • En una conversación sincera con un amigo.
  • Rodeada por la inmensidad de la Naturaleza.
  • Cualquier lugar donde se manifieste la realidad de la Energía Divina.
  • Si estas en el tren, en un avión o en el coche y circulas fluyendo con la energía Universal, vives el momento de forma consciente lo que te permite disfrutar de su inmensa belleza eso es estar en un espacio sagrado.
  • El espacio sagrado no necesariamente es un espacio individual o solitario. Al contrario, cuantos más Seres participen en él más sagrado se convierte.
  • Cuando vamos a un templo, a una iglesia o a cualquier actividad que tenga la intención de fundirse con Dios, la energía del entorno crea un espacio más íntegro, más completo, más único.
  • Compartir una mirada, un abrazo, una conversación sincera, con el corazón, propone que no somos un cuerpo, que no somos un personaje, que somos un fluir de energía que necesita del otro para crecer y expandirse.

El Espacio Sagrado no es Soledad:

La intersección o Unión entre tu verdadera esencia y la de otro ser, crea una realidad más viva, una experiencia que nos une a Dios. Abocarse a la soledad, puede crear carencias porque la Unión con lo Sagrado o Divino se produce a través de la Relación.
Todo tiene vida, una historia, una esencia; puedes relacionarte con Dios a través de las plantas, los animales e incluso los objetos, además de tus semejantes. Con cualquier forma de energía y a través de los diferentes elementos.

[space_20]

A Dios lo podemos encontrar relacionándonos con el fuego por ejemplo. Con la llama de una vela. Con la esencia de las plantas, observándolas o a través del aroma de un incienso. Observando el azul del Cielo o sintiendo la brisa del Viento acariciar tu piel, observando la entrada y la salida del aire por tu nariz, llenando todo nuestro cuerpo del azul del cielo. Al degustar un zumo puedes sentir la presencia de la esencia del fruto de un árbol introduciéndose en tu cuerpo. Ese fruto que ha sido flor, semilla, árbol.

[space_20]

El Agua como un manantial nutriendo tu cuerpo o acariciándote a través de las olas del mar.

Cuando estás verdaderamente presente y sientes la esencia Divina te encuentras en un lugar sagrado. Sin embargo hay momentos en los que necesitamos un espacio en el que nuestra mente, que puede andar dispersa con su dialogo interno, asocie con un lugar de Silencio interior.

[space_20]

[pullquote align=center]

A veces necesitamos ir a un mismo lugar para dirigir la mente hacia el interior, acallarla y poder escuchar la voz de nuestro Corazón.

[/pullquote]

En ocasiones nos resulta difícil acallar la mente, por eso , si la adiestramos buscando nuestro Espacio sagrado a través de los elementos de nuestro cuerpo y de elementos externos, que nos evoquen paz, la mente obedecerá a nuestros deseos sinceros.

En Yoga por ejemplo, se busca un espacio para Interiorizar acompañado de otras personas, y este espacio debe estar limpio, con los menores estímulos externos para que no se produzcan distracciones y poder adentrarnos en el interior, observar el diálogo de la mente y encauzarla al servicio del Corazón.

[space_20]

Espacio donde entre la luz del sol, a una temperatura adecuada, dejando pasar la suave brisa circular libremente, con imágenes de la Naturaleza o de elementos que den paz, colores suaves que lleven a nuestra memoria a paisajes naturales, espacios amplios donde podamos fluir en movimiento, música con sonidos armoniosos, que eleven nuestro Espíritu.

[space_20]

Imágenes de personas que busquen el propósito de la paz y la Conexión con lo Divino, como Ghandi, Teresa de Calcúta,  Buda, Jesús, María, Maestros con el mismo propósito o fin, ángeles que evocan la bondad, paisajes, cada cual evocando lo que le proporciona paz, dicha, cobijo, aliento, consuelo.

Así que si quieres crear un espacio sagrado que evoque la paz y te inunde de ella, experimenta qué objetos tiene la esencia que conecta con tu vibración y dejaté llevar.

Poco a poco, a medida que lo habites o vayas a cierta hora allí, tu mente se rendirá a tú Espacio Sagrado y tu propósito e intención se afianzarán y sin darte cuenta, volverás ante un espacio Sagrado en comunión con lo Divino, hasta que lo Sagrado se encuentre en todas partes, sobre todo en el Interior de tu Corazón y allá donde vayas todo se convierta en Sagrado.
Om Shanti , Shanti, Shanti,Om