La actividad física y el deporte son recomendados debido a sus múltiples beneficios para la salud. ¿realmente somos conscientes de todas las implicaciones que conlleva la práctica regular de actividad física?

Efectos del Deporte en la Salud Física

En un sentido más clásico, dichos beneficios hacen referencia a los efectos del deporte en nuestra salud física. Seguramente hayamos escuchado que la actividad física ayuda:

  • A nuestra circulación,
  • fortalecer musculatura y estructura ósea,
  • potenciar la forma física, entre otros.

También, es una medida preventiva de numerosas enfermedades como problemas cardiovasculares, diabetes o la obesidad, por nombrar algunas.

Efectos del Deporte en la Salud Mental

Sin embargo, hay una serie de beneficios relativamente olvidados, que son los referentes a la salud mental. Uno de ellos se refiere al estado de ánimo. Numerosos estudios han reflejado que la práctica de actividades físicas tiene un efecto positivo emocionalmente. Además, se ha descubierto que el deporte puede ayudar a mejorar o prevenir la depresión y la ansiedad. El Servicio de Salud de Andalucía publicó una Guía en la que resume los beneficios de la actividad física y como esta puede favorecer un estado de ánimo positivo.

En la misma línea podemos decir que un efecto secundario de la práctica deportiva regular fomenta el crecimiento de las Autos: autoestima, autoconfianza y autoconcepto.

El realizar actividad física generalmente implica un esfuerzo, de manera que cuando lo practicamos nos sentimos bien con nosotros mismos por cuidar nuestro cuerpo y nuestra salud, además de que notamos las mejoras en nuestra condición física. Esto tiene un efecto directo en la autoestima y el autoconcepto. En cuanto a la autoconfianza, ésta aumentará a medida que veamos que somos capaces de superar los retos que nosotros mismos nos proponemos y nos superamos cada día.

Aunque los efectos en el estado de ánimo son importantes, no son los únicos. Una revisión de diversos estudios (Ramírez, Vinaccia y Suárez, 2004) indica que se han encontrado beneficios en los procesos cognitivos, como son la memoria, la atención, el pensamiento, el lenguaje, entre otros. La investigación indica que independientemente de nuestra edad, la actividad física potencia nuestros procesos cognitivos.

Por último, podemos mencionar que el deporte puede suponer una válvula de escape que ayuda a gestionar el estrés de nuestra vida cotidiana. Esto se debe a que la actividad física tiene un doble efecto.

  • En primer lugar, durante la actividad se liberan endorfinas en el cerebro, lo que produce una sensación de bienestar.
  • También sirve para dejar de lado las preocupaciones cotidianas a medida que nos imbuimos en la actividad que realicemos.

Conociendo los efectos que puede tener la práctica regular de actividad física en nuestro bienestar físico y mental, ¿a qué esperas?