¿Como entender mis emociones para fluir mejor en mi día a día?

Las emociones y sus funciones

La emoción es una respuesta completa ya que se compone de tres tipos de elementos:

  • Fisiológicos (llorar, sonrojarse, sonreír…).
  • Cognitivos (la interpretación que realizamos).
  • Motores (expresiones, postura…).

Los elementos motores son un concepto que hay que diferenciar de la motivación, ya que los elementos motores se trata de mantener la energía para conseguir una meta, es decir, orienta  a la persona hacia afuera, pero, la motivación la orienta hacia el interior, hacia la propia persona.

Por otra parte, la emoción es una activación más específica, de inicio generalmente rápido, que la persona percibe en lo que llamamos sentimiento, la experiencia subjetiva de la emoción.  También es importante diferenciarlo del humor, que es la creencia de que se va a experimentar placer o dolor y afecto, parte observable del estado de ánimo.

Principales emociones humanas

En cuanto a las principales emociones humanas, podemos hablar de emociones básicas, que son aquellas con desencadenantes específicos, que se encuentran de forma innata en el ser humano, y que tienen un patrón de respuesta fisiológico y cognitivo propio, y de las emociones complejas que son una combinación de emociones básicas y que varían según la cultura, el proceso de socialización, etc.

Hay diferentes clasificaciones de las emociones, pero, la más extendida nos dice que [Tweet «hay seis emociones básicas o primarias alegría, ira, tristeza, miedo y asco»] y múltiples emociones complejas o secundarias (orgullo, culpa, ira, resignación…)

Es destacable que no hay emociones buenas o malas, ya que todas tienen su función, si bien es cierto que pueden experimentarse como placenteras, displacenteras o neutras, lo interesante es descubrir las funciones de las emociones, ya que son muy variadas. Encontramos:

  • Función cognitiva: las emociones actúan como un filtro, ya que solemos fijarnos en aquello que está en consonancia con nuestra emoción y también influyen en la accesibilidad de los recuerdos. Por otra parte, influyen en lo que llamamos procesamiento inconsciente, en las cogniciones automáticas.
  • Función motivadora: las emociones pueden permitirnos continuar una tarea, por ejemplo, querer ganar una carrera por orgullo.
  • Función adaptativa: las emociones nos permiten adaptarnos al medio externo  y facilitan que mantengamos ciertas conductas, las inhibamos o las corrijamos. Pensemos en quien deja de hacer algo por culpabilidad.
  • Función interpersonal:  es una de las funciones más interesantes, aumentan la cohesión social ya que buscamos a los demás para compartir nuestra alegría o para buscar ayuda cuando estamos tristes.

Funciones especificas de las emociones

Cada emoción tiene también su función específica, por ejemplo:

  • Cuando hablamos de la tristeza, su función principal es la de la búsqueda de ayuda o de cambiar lo que estamos haciendo ya que no nos está siendo satisfactorio, además sirve para que podamos valorar la placentera emoción de la alegría.
  • por otra parte la ira sirve para defendernos y desahogarnos cuando nos sentimos frustrados.
  • el miedo para protegernos de aquello que consideramos amenazante.
  • el asco para evitar aquello que creemos aversivo, sin olvidarnos de la sorpresa que centraliza nuestro foco de atención en aquello que ha interrumpido nuestra cotidianidad.

Interesantes también son las investigaciones de Isen acerca de que cuando sentimos afecto positivo, solemos ser más pro-sociales, el por qué es algo complejo ya que las emociones afectar a los procesos cognitivos, al modo de procesar la información.

Sin embargo, que sintamos afecto negativo no significa que no seamos pro-sociales ya que el afecto negativo y las emociones negativas son más complejas y no actuamos del mismo modo sintiendo tristeza que ira, por ejemplo. Siendo destacable que si sentimos hostilidad, que se entiende como una combinación de ira y resentimiento, podemos llegar a actuar desde la violencia sino la expresamos de un modo más socialmente aceptado.

Algunas alteraciones emocionales

Las emociones son de suma importancia, de hecho, el 90% de las patologías mentales se deben a alteraciones emocionales, como la depresión, la ansiedad y el estrés.

  • La depresión se trata, a grandes rasgos,  de una tristeza mantenida que conlleva un sentimiento de abatimiento, desprecio hacia uno mismo, un estado de apatía general.
  • La ansiedad se trata de un miedo generalizado, especialmente si hablamos de ansiedad generalizada.
  • En cuanto al estrés, este va unido a emociones que se sienten como negativas (ira, miedo, tristeza…) y afecta a la eficacia y al modo en el que realizamos las cosas.

Además sin las emociones sería muy difícil la vida ordinaria, por ejemplo, decidir qué plan realizar el fin de semana sería una tarea sumamente difícil en la que establecer pros y contras, sin embargo, se facilita gracias a las emociones, las cuales nos permiten poder elegir qué actividad está en consonancia con nuestras emociones.

En definitiva, las emociones son de vital importancia para nuestro día a día así como para aumentar la cohesión social, para dirigir nuestro foco de atención y para mantener nuestra motivación, es decir, nos ayudan a adaptarnos a cada situación.